Saltar al contenido

Foto

Mezase Pokémon Master


  • Este tema está cerrado Este tema esta cerrado
27 las respuestas a este tema

#1
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Estuve en plátcas con un amigo y decidí ponerlo desde el principio, algunos que se acuerden se tendrán que esperar a Hoenn, otra vez XD.
Bien, además, la estoy arreglando XD:
Y, a todos los que no conocieron mi fic, bienvenidos a la lectura de la creadora del foro de fan fics, les presento a:
¡Mezase Pokémon Master!

Capitulo 1: ¡Comenzando el viaje desde Pueblo Paleta!

Como todo niño, a los 10 años, este nuevo prospecto de Entrenador Pokémon estaba, digamos listo para poder comenzar con su viaje. Estaba esperando ansiosamente ese día desde hace años, y aunque el día había llegado, no pudo evitar quedarse, eh, como decimos por aquí en México, jetón, que significa, eh, jetón (XD, realmente significa quedarse dormido).
Era una mañana apacible, y todas las personas lo sentían así, pues Pueblo Paleta se ha caracterizado desde siempre por ser un lugar tranquilo.
Hace varias semanas, cuatro Entrenadores habían salido de Pueblo Paleta. Y aunque para dos de ellos había un brillante futuro, para este nuevo Entrenador Pokémon le esperaba algo más grande que a ellos.

En una pequeña casa, al sur de Pueblo Paleta, nos encontramos con Daisy, la nieta del famoso Profesor Oak. Daisy llevaba unas sábanas limpias mientras se dirigía a una habitación.
Tarareaba una tranquila canción mientras se preparaba para entrar a esa habitación, en la cual descansaba alguien. El nuevo Entrenador del que tanto hablaba (Sí, ese que anda jetón)
Daisy entró, y al ver que esta personita seguía aún durmiendo, se decidió por quitarle las sábanas de encima de una forma violenta para que despertara.
-¡Carolina levántate ya! Es muy tarde y se supone que ya deberías estar lista -Le despertó su prima Daisy –Vaya que contigo todo es dificultad tras dificultad
Carolina se levantaba despacio y parecía con mucho sueño aún. Se levantaba poco a poco y dejaba ver su cabellera castaña despeinada y quería observar su reloj, aunque sus ojos aún no estaban del todo abiertos.
Intentaba levantarse, pero el sueño podía más que ella.
-¿Qué hora es? –Preguntó mientras tallaba sus ojos
-10:37 –Contestó su prima
-¡Es muy tarde! Debo apurarme. Puede que ya no haya ningún pokémon, pero aún así veré que puedo recibir, no importa si es un Slowpoke. Si es así, Slowpoke ¡Te prometo que serás un buen pokémon! –Dijo ella decidida a recibir lo que fuera (Con una bandera con imagen de un Slowpoke en la mano izquierda y un fondo de un Slowpoke durmiendo encima de una piedra en la playa habiendo una fuerte tormenta) (Y yo digo, ¿de dónde saqué lo del Slowpoke?)
-Tu ropa esta ahí en el escritorio –Dijo señalándole su ropa- Y apresúrate, no creo que sigan esperándote
-Ah, sí. –Dijo mientras lanzaba la bandera del Slowpoke y quitaba el fondo del Slowpoke

Carolina tomó su ropa, se metió a bañar lo más rápido que pudo, se puso su ropa y sus tenis, agarró su bolsa y salió corriendo del lugar.
Levantaba mucho polvo al correr, y aunque corría con trabajo iba a una gran velocidad.
-¡Recuerda que puedes volver aquí cuando quieras! ¡Ten mucho cuidado y buena suerte! ¡Procura que todo esté bien!–Gritó su prima mientras se despedía
-¡No te preocupes tanto por mí! ¡Sabré como cuidarme! –Gritó ella

Carolina corrió muy rápido, y mientras corría, los Pidgey volaban muy contentos, Carolina los miraba y se hacía a la idea de que sería la mejor Entrenadora Pokémon y que su equipo pokémon sería el más poderoso de todos. En pocas palabras, ella quería convertirse en una auténtica Maestra Pokémon. Pensaba en varios equipos pokémon y con cada pensamiento su emoción por el momento actual aumentaba.
Y aunque ella no lo notara, al igual que había pasado hace muchos años, algo estaba volando hacia el norte dejando una gran estela tras eso.

Cuando llegó al laboratorio del Profesor Oak, se encontró a su mejor amigo, Leonard, o como ella le dice, Leo.
Carolina llegó muy cansada, además al entrar azotó la puerta del laboratorio, lo que llamó la atención de Leo y de otro entrenador. Leo la miraba con mucha rareza hasta que le preguntó:
-¿Por qué llegaste tan tarde?
-Es que me dieron nervios y no pude dormir bien. Además, tuve un sueño muy raro… Pero lo importante es que estoy aquí ¿No?
-Tú siempre sueñas cosas raras, como lo del “osito mafiosito”… Yo por suerte ya sé a quién elegir. Me pareció que Squirtle es muy simpático, y además de alguna forma tiene el ataque Hidrobomba ¿A quién elegirás tu ?–Preguntó Leo con mucha curiosidad
-(Así que aún no han entregado algún pokémon… que bien…) Sí, Squirtle es una buena elección, y es un buen pokémon, además creo que es muy cariñoso. Pero yo elegiré a Bulbasaur, según mi abuelo, mi mamá tenía un Bulbasaur que gracias a la ayuda de un amigo evolucionó a Venusaur –Dijo Carolina
-Bulbasaur es una buena elección también; si luchamos algún día tú tendrías ventaja –Dijo Leo
-Oye, ¿Quién es el chico de allá? –Dijo ella dándose cuenta de que había otra persona
-¿Él? No sé, intenté hablarle pero no me dijo nada, es muy extraño… además fue el primero en llegar

Mientras Leo estaba explicándole a Carolina, se acercó el profesor Oak a ellos, y dirigió la palabra a Carolina
-Ah, al fin has llegado Carolina, creí que te habías arrepentido
-Nunca me arrepentiría de obtener a mi primer pokémon. Es que me quedé dormida a causa de los nervios y de un sueño extraño que me dejó en paz hasta la madrugada –Dijo ella
-Bien entonces acérquense los tres. Vamos a ver, aquí hay tres pokémon, Bulbasaur, Charmander y Squirtle. Los tres son pokémon inexpertos que aprenderán a luchar junto a ustedes conforme los entrenen. Ahora ¿podrías hacerme el favor de elegir a tu pokémon…?

El profesor Oak no pudo decir a quién le tocaba, pues el otro chico se acercó y tomó la pokébola de Bulbasaur. Aunque claro que esto a Carolina no le hizo ninguna gracia.
-Yo elijo a Bulbasaur… -Dijo seriamente
-¿¡Que!? Pero yo quería a Bulbasaur. Si sueño algo raro algo malo me pasa en el transcurso del día… -Dijo Carolina resignada
-Carolina es tu turno, elige al pokémon que será tu acompañante -dijo el Profesor Oak
-No puedo tomar a Squirtle porque Leo quiere a ese pokémon… Sólo me queda Charmander… pero él no es muy fuerte en contra de los dos primeros líderes de gimnasio… deberé atrapar a muchos pokémon para lograr vencerlos… -Luego recapacitó, y dijo más animada que antes- ¡Y lo que quiero es capturar diferentes pokémon! Stuart, desde ahora ¡Seremos un equipo! –Dijo mientras tomaba la pokébola de Charmander
-¿Stuart? ¿De dónde sacaste eso? Ah… de todas formas, me alegra que Squirtle se haya quedado para mí –Dijo Leo mientras tomaba la pokébola de Squirtle
-Ya que todos tienen a su pokémon inicial deberán llevar esto también, este es el Pokédex que es una enciclopedia pokémon que les dará datos de los pokémon que vean. También quedarán registrados los pokémon que ustedes capturen. Y para comenzar, les daré estas cinco pokébolas con las que podrán capturar pokémon –Dijo el Profesor entregándoles sus Pokédex y las Pokébolas
-Que bien, con esto voy a poder capturar diferentes tipos de pokémon para mí equipo. Monsters Balls y al fin mi propia Pokédex –Dijo Carolina mientras tomaba los objetos
-Supongo que hay que cuidar mucho a estas cosas llamadas Pokédex –Dijo Leo
-Sí, hay que cuidarlas bien. Son objetos muy delicados. Aunque no creo necesitarla, yo sé muchas cosas acerca de los pokémon gracias a mi abuelo –Dijo Carolina
-Sí, sí, lo que digas. Yo sé que tu abuelo es una persona que sabe mucho acerca de los pokémon, no por nada es el profesor más conocido de todo el mundo –Dijo Leo
-Carolina, cuida mucho de esa Pokédex, recuerda lo que pasó cuando rompiste la de tu primo –Dijo el profesor
-Sí, así es como me aprendí los datos de todos los pokémon de Kanto –Dijo Carolina a Leo
-Y si vuelve a romperse tendrás que aprender los datos de los pokémon de Johto –Dijo el profesor
-Sí, espero y esta vez no se eche a perder mi Pokédex –Dijo Carolina riendo nerviosamente
-Más bien, que no le hagas algo
-Eso no me hizo gracia –Dijo mirándolo
-Espero que les vaya bien. Un Entrenador Pokémon debe estar viajando mucho y debe entrenar diferentes tipos de pokémon para tener un equipo fuerte. Así que procuren atrapar diferentes pokémon
-Claro, de eso no hay duda. Yo atraparé todos los que pueda. Serán los mejores –Dijo Carolina ansiosa por iniciar

Carolina y Leo estaban a punto de irse, pues consideraron que si salían temprano de Pueblo Paleta y no se distraían, llegarían a Ciudad Viridian en un día. Cuando comenzaban a caminar, el profesor Oak detuvo a Carolina
-Carolina, tú prima Daisy dice que te lleves esto. Es un Pokégear para que cualquiera de nosotros dos se comunique contigo –Dijo el profesor
-Abuelo… los voy a extrañar mucho –Dijo Carolina mientras abrazaba a su abuelo
-Vas a viajar con Leo ¿No es así? Espero que les vaya bien y que Leo pueda soportar lo problemática que puedes llegar a ser
-No se preocupe, que la voy a cuidar muy bien, ya verá que no se meterá en ningún problema grave –Dijo Leo
-Yo creo que ya nos tenemos que ir, se nos va a hacer más tarde –Dijo Carolina

Antes de salir completamente de Pueblo Paleta, el chico misterioso que vieron en el laboratorio les detuvo.
Al parecer quería algo.
-Oye tú. Eres Leo ¿Verdad? Quiero una batalla contra tu Squirtle ahora –Dijo aquel chico
-Déjanos en paz, ni siquiera sabemos quién eres, además, mi pokémon tiene mucha desventaja, seguro que es por eso que quieres luchar contra mí –Dijo Leo
-¿Acaso eres un miedoso? Eso es, tienes miedo de perder, los pokémon no sólo nos ayudan, también luchan para poder ganar experiencia y poder ser más fuertes ¡Así que luchemos ahora!
-Entonces yo lucharé por Leo, será un buen entrenamiento para Stuart –Dijo Carolina
-Y ahora dejas que tu novia se encargue de tus propias batallas, ¡Vaya! que lástima das
-¡Oye! Ella no es mi novia –Dijo Leo y luego se sonrojó
-De todas formas, esta niña no tiene ni idea de lo que es un Charmander ni de lo poderoso que puede llegar a ser si es entrenado correctamente. De hecho, me recuerda a la historia de un entrenador que eligió un Charmander sólo porque no sabía a quién elegir. La verdad es que eso es patético
-Sabes, esta niña tiene nombre y es Carolina Oak. Espero y te lo aprendas bien porque es el nombre de la persona que te va a vencer ahora mismo–Dijo Carolina
-Pues, si así estamos, yo soy Alexis, y demostraré que soy mucho más hábil que tú
-¡Luchemos entonces! ¡Es nuestra primera batalla, Stuart, a pelear!
-Bulbasaur, vamos a demostrarles que somos muy fuertes ¡Ve y usa Tacleo!
-Stuart ¡Esquívalo y usa Arañazo!
-Bulbasaur ¡Esquívalo y usa Tacleo otra vez!
Bulbasaur esquivó el ataque y golpeó a Stuart, Stuart cayó al suelo por el impacto del ataque y luego se levantó para seguir luchando. Eso fue lo que impresionó a Leo, era además la primera batalla en vivo que presenciaba.
-¡Stuart, usa Arañazo de nuevo!
-Bulbasaur, subamos la intensidad de tus ataques ¡Hojas Navaja!
Stuart arañó a Bulbasaur, pero éste también disparó su ataque e hirió de nuevo a Stuart con filosas hojas que llegaron a incrustarse en el suelo y a cortar varios troncos. Eso también sorprendió a Leo, pues nunca había visto que un ataque así causara tanto daño.
-Stuart, cuando Bulbasaur se te acerque sostenlo con fuerza de la espalda y luego golpéalo lo más fuerte que puedas –Dijo Carolina mientras Stuart ponía clara atención a sus palabras
-Bulbasaur, ¡ataca con Látigo Cepa!
Las vainas de bulbasaur se dirigían con rapidez a Stuart, y en el momento indicado y preciso, Stuart tomó las vainas de Bulbasaur con fuerza y tiró fuertemente de ellas, lanzando a Bulbasaur hasta un árbol. De esta forma, Bulbasaur no podía continuar con la batalla.
Al darse cuenta de eso, Carolina comenzó a sonreír y se dirigió a Stuart para felicitarlo por la batalla.
Leo miraba esa escena tranquilamente, hasta que la voz de Alexis se escuchó.
-¡Bulbasaur, regresa! ¡Ya verás, la próxima vez no será tan fácil! ¡Vamos a ganar! –Dijo Alexis
-¡Touché! –Exclamó muy contenta- Espero que continúes entrenando para un rematch, porque habrá más de uno. Yo también continuaré entrenando y no importa contra quién me enfrente en el futuro, estoy segura de que ganaré –Dijo Carolina mientras sostenía a Stuart entre sus brazos

Alexis salió corriendo para curar a su pokémon, así que Leo y Carolina podían continuar con su viaje, el cual apenas comenzaba.
Carolina no quería soltar a Stuart, y al parecer éste tampoco quería soltarla a ella, lo que significaba que su entrenadora le agradaba mucho.
Mientras continuaban con su camino, Carolina tenía una duda que sólo Leo podía contestarle en ese momento.
-Leo ¿Por qué no quisiste luchar? –Preguntó Carolina
-Yo quiero ser un Criador Pokémon. Las batallas me parecen peligrosas tanto para el pokémon como para el entrenador. No me agradan las batallas, no sé porqué, prefiero más el cuidar de los pokémon y hacer que sus características crezcan de diferentes formas. Además, estaba claro que sólo quería luchar contra mí porque tendría ventaja –Dijo Leo mientras fijaba su vista en unas nubes
-Ya comprendo. De todas formas, sabes que nos ayudaremos a entrenar, trataré de que mis pokémon no sean muy rudos con los tuyos -dijo Carolina
-Aunque, si visualizas las cosas, mis pokémon tendrán que luchar en algún momento. El mundo pokémon es tan peligroso y asimismo tan maravilloso. Creo que viajando contigo podré ver muchos pokémon en su hábitat natural y siendo entrenados. Así podré aprender más sobre la vida ¿No lo crees? –Preguntó mientras observaba las nubes
-Sí… pokémon grandes o pequeños, pokémon de diferentes formas y colores, entrenadores y pokémon con diferentes sentimientos, quiero verlos a todos en éste viaje que estamos comenzando… -Dijo mientras mantenía su vista enfrente

Aún así, mirando hacia enfrente, pudo darse cuenta de la existencia de un objeto semienterrado con un brillo un poco pobre. Se detuvo para mirarlo mientras Stuart se sostenía de su hombro. Leo al darse cuenta se detuvo y Carolina intentaba desenterrar tal objeto. Jaló con todas sus fuerzas hasta que el objeto aquel fue desenterrado por completo.
Ante la curiosa vista de Carolina, Leo y Stuart, el objeto comenzó a mostrar un brillo dorado cuando la luz del sol se reflejaba en tal. Era una cadena de oro con un escapulario, el cual había permanecido enterrado durante mucho tiempo.
-¿Qué es eso? Si fuera un experto diría que es un escapulario, pero como no lo soy…
-Tiene un nombre grabado… pero está muy borroso como para ser leído –Dijo Carolina fijándose mejor
-Déjame verlo, tal vez pueda descifrar de quién es –Dijo Leo mientras Carolina le entregaba el objeto
-Puede que sea de alguien de Pueblo Paleta o de Ciudad Viridian –Dijo ella mientras se sentaba en el suelo junto a Stuart
-Tienes razón, está muy borroso. Pude distinguir una “d” y luego las letras “t, e, a, t”. Pero es todo lo que encontré –Dijo Leo mientras le entregaba el objeto
-Una vez me contaron, que si encuentras un objeto muy brillante al principio de tu viaje como Entrenador o algo similar, tu futuro será igual de brillante que aquel objeto –Dijo Carolina mientras admiraba aquella joya
-Y a ti se te ocurre hacerle caso a estas cosas… ¿Piensas quedártelo? –Preguntó Leo
-De alguna forma siento que esta cadena y este colgante son muy especiales. Siento que alguien muy especial era el dueño de esto. Aunque, no quiero ser injusta contigo. Tú puedes quedarte con la cadena –Dijo Carolina separando la cadena con mucho cuidado y entregándosela a Leo, luego ella puso el escapulario en una cadena que ella tenía, en la cual había otro objeto
-¿Segura de que no quieres quedártela?
-Completamente. Además, eres mi mejor amigo, desde siempre hemos estado juntos, y quiero que aunque sea de esta forma comprendas que va a ser así para mí. Sin importar que te vayas a otro sitio
-Siempre…
-Es hora de irnos, nos hemos estado retrasando demasiado ¿No lo crees?
-Sí, a este paso llegaremos dentro de un día y medio, hay que apresurarse
-¿Te parece bien una carrera?
-Me parece perfecto

Ellos continuaron con su camino, ambos con sus sueños tan diferentes pero algo era igual en ellos: Ser los mejores.
Así comienza este viaje, donde Carolina y Leo se harán personas más maduras conforme viajan con sus pokémon y conforme conocen nuevos amigos.
Así comienza su historia…

Próximo capítulo: ¡A ciudad Viridian! El gimnasio abandonado.
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#2
zeta

zeta

    Lord Dranzer

  • Crema y Nata
  • 2607 Mensajes
  • Gender:
  • Location:México
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
lo logre !! lo logre !! regreso , el fic regreso , es genial q el fic este d vuelta , asi si podre verlo completo , tmb las partes q anteriorment me perdi ... esta vez si habra pelicula ? XD
  • 0

Comentar Imagen    Comentar Imagen


#3
danny-minato

danny-minato

    Maestro Pokemon ELITE Mini

  • Popular member
  • 756 Mensajes
  • Gender:
  • Location:LA, Chile


Esta exelente, me encanto, me encanta los fic, sigue asi quiero ver el proximo capitulo, aun mas interesante que este, eso espero :)
  • 0

La vida consiste no en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que uno tiene.

Comentar Imagen
Comentar Imagen

Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.


#4
El-Nacho

El-Nacho

    Entrenador Pokemon Mini

  • Member
  • 23 Mensajes
  • Location:En el PC
esta muy genial Neil :) espero seguir viendo y como dijiste que lo tenias hasta coomo Hoen o algo haci espero seguir leyendo :). Yo igualmente estoy haciendo uno de pokemon, pero no tan bueno como el tuyo, si quieres visitalo(bueno si eso quieres) y me dices que me falta, quiero crear un libro de ciencia ficcion en el futuro por eso empeze con fics.
VER el prox capitulo, sera un sueño cumplido me encanto tu redaccion :)
  • 0

Comentar Imagen


¿Pokemons fuertes? No existen ¿Pokemons Debiles? No conosco ninguno. Todo entrenador es capaz de ser fuerte con cualquier pokemon que el quiera, solo debes saber entrenarlos. Si no sabes entrenar y solo escoger,¿a eso le llamas maestro Pokémon?
Por una campaña ANTI-LEGENDARIOS en tú equipo copia y pega en tu firma!... No abusemos de su poder!

#5
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Je... yo y mis tonterías... ehm... ehm... chale... ya me dio vergüenza XD.
Bueno, este está más corto, realmente, porque lo tengo desde hace mucho tiempo guardado en word y me dio flojera reescribirlo...
[Naa!! Shame!!]

Capitulo 2: ¡A ciudad Viridian! El gimnasio abandonado

Luego de cruzar un pequeño tramo, la Ruta 1, Carolina y Leo junto con sus pokémon fuera de sus pokébolas llegaron a Ciudad Viridian.
En aquel lugar se hacia un festival cada año. El Festival de la princesa Viridian. Se podía ver a la gente comenzar con sus preparativos, aunque este año Carolina y Leo no podrían ir.
Carolina estaba muy optimista y quería retar en ese mismo instante al líder de gimnasio de Ciudad Viridian. Leo estaba maravillándose de cómo las personas arreglaban todo, e incluso también pudo observar a lo lejos a un pokémon que soltaba chispas mientras volaba.
-¡Genial! Al fin estamos en Ciudad Viridian. Ahora mismo iré a retar al líder de gimnasio y tal vez estemos un rato en el festival, claro, si todo sale bien –Dijo Carolina muy contenta de estar en Ciudad Viridian
-Recuerda, Carolina, que un buen Entrenador Pokémon sabe cuando parar y cuando continuar, tu pokémon debe estar cansado de tantas batallas que tuvieron en la Ruta 1 contra los pokémon salvajes que se aparecían en el camino
-Tienes razón Leo, además no quiero que a Stuart le pase algo malo. Debe estar sano para así no tener ningún problema de salud–Dijo Carolina pensando en su pokémon
-Squirtle, creo que tú también estás cansado, apoyaste a Stuart en algunas batallas y aprendiste algunos ataques, tú también deberías recuperar tu salud –Dijo Leo cargando a su Squirtle
-Creo que te llevas excelente con tu pokémon, Leo –Dijo ella mientras cargaba a su pokémon, al cual abrazaba cariñosamente
-Por supuesto. Siempre quise tener a este pokémon. Porque sus ataques de agua y hielo son fantásticos

Ambos continuaban su camino al Centro Pokémon, conversando sobre lo que a cada uno le gustaba de su pokémon elegido.
Al llegar al Centro Pokémon, vieron en las noticias que el Equipo Rocket había estado robando piedras de evolución en el Monte Luna, la preciada Piedra Lunar.
Además, no sólo se hablaba de que ellos estaban robando esas rocas, también habían estado llevándose algunos pokémon raros y robando pokémon de entrenadores que apenas iniciaban con su viaje.
Carolina y Leo entregaron a sus pokémon a la Enfermera Joy para que les recuperara su salud. Y al ver esta noticia, Carolina se mostró enojada con sólo escuchar el nombre del Equipo Rocket.
Ella tenía un odio especial hacia el Equipo Rocket, pues su padre había desaparecido en un ataque que había sido causado por el Equipo Rocket.
-Equipo Rocket… nunca creí que gente como ellos pudiera existir. Espero encontrarlos y destruirlos yo misma. Me es increíble que la policía aún no haya hecho algo contra ellos. Aunque sea atraparlos uno a uno –Dijo Carolina enojada mientras cerraba su puño
-Aún no puedo entender ese enojo que traes con ellos. Sé que son criminales, todos los odian, pero el odio que les tienes es más fuerte que el de cualquiera que he conocido –Dijo Leo sorprendido
Carolina mantuvo un firme silencio. No quería seguir hablando sobre el tema. La Enfermera Joy intervino rápido, entregándoles sus pokémon recuperados.
-Sus pokémon deben descansar un poco antes de luchar, y si piensan enfrentarse al líder de gimnasio, los pokémon de agua y hierba serían una gran elección. Aunque hay un pequeño problema con el gimnasio… –La Enfermera Joy no pudo terminar sus palabras, pues Carolina se apresuró a hablar
-Gracias Enfermera Joy. Ahora sí, ¡vamos al gimnasio para retar al líder! Aunque tengamos desventaja, me las ingeniaré para ganar –Gritó muy feliz Carolina mientras sostenía a Stuart
-Carolina… -Dijo Leo muy preocupado

Cuando llegaron al gimnasio, se asombraron de verlo, Carolina estaba decidida a entrar, y al tocar la puerta para abrirla una persona habló y los detuvo
-Lo siento niños pero el líder del gimnasio no ha vuelto, hace tiempo que se fue y parece que no volverá
-Pero… que líder más irresponsable…tendré que seguir juntando medallas, cuando tenga las siete volveré aquí y ojalá el líder haya vuelto porque si no lo buscaré por toda la región de Kanto, aunque… no se como es físicamente, eso podría dificultar mucho mi búsqueda
-Carolina, no te preocupes, algo me dice que el líder va a volver y le ganarás muy fácilmente
-Aunque sé muy bien que hay que entrenar mucho para que esto pueda suceder, creo que es mejor seguir avanzando… así podré vencer fácilmente a mis oponentes y…
-Eh, bueno el caso es que te entendí ¿no?- dijo Leo un poco extrañado de las palabras de su amiga. – Mejor hay que irnos para poder llegar a Ciudad Plateada. Debemos pasar por la Ruta 2 que es un pequeño tramo y el Bosque Viridian… el cual está lleno de pokémon del tipo bicho y hordas de Beedrill pero creo que eso no te va a importar mucho
-Entonces caminemos y no perdamos más tiempo, no quiero que mis energías se vayan pronto –Dijo Carolina muy optimista, sin hacerle mucho caso a Leo
-No te importó ni lo que te dije…

Carolina y Leo cruzaron la Ruta 2, que estaba llena de Pidgey y Rattata, pequeños pokémon aunque muy poderosos si se podían entrenar habilidosamente.
Carolina intentó atrapar a un Pidgey que parecía un poco tonto, aunque, al venir en parvada comenzaron a picotearla no sólo ella y a Stuart, si no también a Leo y a su Squirtle, lo que les hizo huir corriendo hasta el Bosque Viridian, donde los Pidgey tenían miedo de entrar.
En el Bosque Viridian, Carolina y Leo caminaban lenta y tranquilamente, cuando escucharon unos aleteos muy energéticos.
Al principio no les prestaron mucha atención, pero luego de que los aleteos se escuchaban más cerca y más constantes comenzaron a preocuparse.
-Beedrill… eso solo significa algo cuando eres un principiante ¡corre por tu vida y no mires hacia atrás! –grito Leo, y tomando a Squirtle comenzó a correr
-Stuart, vamos a entrenar un poco con estos bichos –Dijo Carolina a su pokémon -Stuart ¡usa una serie de ataques Ascua!

Comenzó con fuertes ataques de fuego que ahuyentaban a los Beedrill, pero con el paso de los minutos comenzaba a cansarse por todo el esfuerzo que hacía.
Stuart uso toda su energía, su experiencia creció mucho, pero se cansaba cada vez más y más hasta que se agotó por completo.
Aquellos pokémon, al ser más, atacaban a Stuart con mucha furia, pues creían que era un intruso intentando robar su territorio.
-Stuart… perdón, mejor hagamos lo mismo que Leo… ¡correr! Pero más Beedrills se acercan… en pocos minutos nos van a tener rodeados… ¿y ahora que voy a hacer? Stuart no puede seguir peleando, está muy cansado
-“¡Yo puedo!”
-Stuart, entiende que debes cuidarte –Dijo Carolina
-“¡No! Debemos luchar y ser más fuertes”
-Pero, Stuart…
-“Pero… ¡Yo quiero luchar!”
-Stuart, eres muy valiente, pero debemos irnos, debemos saber cuando retirarnos, y este es el momento –Dijo Carolina jalando a Stuart

Los Beedrill estaban a punto de atacar y los habían arrinconado demasiado, Carolina sabía que su pokémon estaba falto de energía por lo que lo abrazó para protegerlo de las picaduras de Beedrill, las cuales ella recibía y las cuales le dolían mucho.

Stuart intentaba salir para luchar, pero Carolina lo detenía con mucha fuerza.
De pronto, una intensa luz amarilla se divisó, y algunos Beedrill fueron golpeados por ésta.
Carolina levantaba poco a poco la mirada y soltaba lentamente a Stuart.
La luz rodeaba a un pokémon, y lentamente se desvanecía y dejaba ver a aquel pequeño pokémon…

Próximo capítulo: ¡Capturemos un pokémon! No pares de creer, Valente
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#6
Sατѕн!

Sατѕн!

    I'm Back

  • Crema y Nata
  • 718 Mensajes
  • Gender:
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
Exelente... y Aquí vamos de Nuevo. Es un Agrado poder volver a Leer tu Fic, Su trama tan Intrigante xD
Por cierto, Le Queda Bien el Nombre.
Espero lo Termines y Sigas Escribiendo...
Estoy a la Espera de Rowan xD... Pero Creo que falta un Montón para que Aparezca...
En fin... Espero el siguiente Capítulo

  • 0

#7
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Je.. alguien una vez me dijo que escribía cuatro capítulos por día (eh! fue zeta quien lo dijo!! XD). Esos capítulos duraban poquito, una hoja y media. Los avanzados que tengo, duran cinco seis hojas XD. Y el caso más extremo es: ¡10 hojas! Sí, señoras y señores, eso es ser friki!!

Capítulo 3: ¡Capturemos un pokémon! No pares de creer, Valente

Aquella luz se desvaneció completamente, y Carolina pudo ver al pokémon que la había salvado, Stuart se acercó al pokémon y lo saludó amistosamente, pero el pokémon le era muy indiferente.
-“¿Qué es lo que quieres?”
-Un Pikachu… es muy fuerte. Sería una buena idea capturarlo, además siempre me han gustado los Pikachu. Eh, pero ¿Dónde está Leo? –Preguntó Carolina preocupada por su amigo
-¡Carolina, mira! ¡He conseguido un nuevo pokémon! –Dijo Leo muy contento por su captura
-Es un Caterpie, ¿Qué hay de especial en eso? –Preguntó Carolina
-Fíjate bien en su color, es dorado, ¿Lo ves? Los Caterpie normales tienen un color verde, parecido al pasto sobre el que estamos parados. Pero este, es dorado, ¿Sabes que significa?
-No. Pero si me lo explicas te entenderé
-¡Conseguí un Pokémon Shiny! El año pasado se descubrieron algunos pokémon de color diferente, recuerdo que vi en televisión un documental sobre avistamientos de pokémon de colores diferentes. Además, recuerdo que mi mamá decía que Susan y ella tenían un amigo con un Charmander dorado y al final se convirtió en un Charizard negro –Dijo Leo emocionado
-Aja ¿Qué más? –Dijo Carolina mientras volteaba a ver al Pikachu
-Bueno, eso significa que yo, Leonard Ragenant ¡he atrapado a un pokémon shiny! –Dijo Leo mientras su Caterpie subía a su gorra
-¡Ah! Un Caterpie dorado, ¿Me lo prestas Leo? Se ve muy lindo –Dijo Carolina dándose cuenta
-Claro (¿Por qué nunca me hace caso?)

Después de que Stuart mirara tanto a Pikachu, éste se decidió a preguntarle cosas a Stuart. Aunque claro, el Pikachu aún estaba en un estado de desconfianza hacia ellos.
Bien, es momento de un diálogo entre pokémon, y empezamos con Pikachu:
-“¿Quien eres?”
-“A mi me llaman Stuart, y tengo una Entrenadora”
-“¿Entrenadora?”
-“Son personas que se encargan del crecimiento de algunos pokémon y nosotros luchamos a su lado”
-“Pues no me parece correcto eso, nosotros estamos bien sin Entrenadores, parece algo malo”
-“Hay entrenadores malos, pero ella no es así”
-“Pues sin ofender, parece muy tonta”
-“Sí, lo es, un poco”
-“Sin entrenan pokémon y ellos luchan con ellos ¿De donde los sacan?”
-“Los capturan, son pokémon que antes eran salvajes”
-“A mí no me pueden atrapar ¿Crees que puedas?”
-“Si nosotros dos nos unimos será fácil atraparte”
-“¡Ya veremos!”
(Fin de dialogo de pokémon)

-Leo, tú atrapaste primero a tu pokémon, y ahora me toca a mí, vamos Stuart, toma esta Limonada ¡y atrapemos a Pikachu! –Dijo Carolina mientras le daba una Limonada a Stuart, quien sacó una pajilla y comenzó a tomar la limonada
-¿Eh? ¿De donde sacaste esa Limonada? –Preguntó Leo
-De mi bolsa, no sabes cuántas cosas traigo aquí –Dijo Carolina

Stuart usó su Garra de Acero para golpear a Pikachu, pero éste esquivó su ataque y luego lanzó un Impactrueno que golpeo fuertemente a Stuart. Carolina y Leo miraban como luchaban ambos,
Stuart atacaba con mucha fuerza sin necesidad de que Carolina le dijera que ataque usar, y ella tenía mucha confianza en su pokémon. Stuart peleaba muy bien y Pikachu evadía sus ataques, pero cuando evadía un ataque se desconcentró un poco y resbaló, por lo que Stuart siguió con su ataque Ascuas.
-¡Stuart, es suficiente! Ahora, sólo debo lanzar esta Monster Ball –Dijo Carolina mientras tomaba la pokébola
-Pero, a veces no es tan fácil capturar a un pokémon. Tienes que debilitarlo un poco más para poder atraparlo sin que se gaste una “Monster Ball” –Dijo Leo
-Eso lo sé. Pero en verdad quiero a este Pikachu. ¡Monster Ball, ve!

Carolina lanzó la Pokébola, y Pikachu fue envuelto en un brillo entre rojo y naranja el cual lo metió dentro de la Pokébola. Sin mucho esfuerzo, la Pokébola se cerró y Carolina la tomó del suelo y la observó durante unos segundos hasta que Stuart se acercó a ella.
-Fue una buena pelea contra ese Pikachu, Stuart, mereces descansar por eso –Dijo Carolina mientras acariciaba la cabeza de Stuart
-Oye, me preguntaba, ¿Le darás un nombre a Pikachu?
-Sí, y ya lo tengo. Mi Pikachu se llamará Valente –Dijo Carolina sonriendo
-¿Valente? –Preguntó Leo aún más confundido, pues le parecía un nombre raro
-Cuando tú saliste corriendo junto con Squirtle, Stuart y yo nos quedamos encerrados entre los Beedrills, pero Valente llegó y los ahuyentó a todos. Es un pokémon muy valiente, porque aunque no nos conocía nos salvó. Espero que, con el tiempo, nos llevemos bien…

Mientras Carolina seguía hablando de cómo quería llevarse bien con todos sus pokémon (un choro mareador, como se dice en México), Alexis apareció caminando y mirando indiferentemente.
-Felicidades por atrapar a un Pikachu. Es muy difícil porque son muy desconfiados y escurridizos –dijo mientras le aplaudía
-Esa voz, es de Alexis, solo el tiene ese tono de voz tan estresante - alcanzó a decir Leo
-Carolina, no creas que por ser niña y ser la nieta del Profesor Oak te voy a dejar en paz, me debes la revancha, y no voy a descansar hasta ganarte ¿Que tal si ahora vemos que tan fuerte te has vuelto?
-Así que alguien quiere volver a ser vencido, bien, muy bien, Stuart ha entrenado mucho, así que no va a ser fácil. Y con Valente tampoco lo tendrás muy sencillo –Dijo Carolina confiada en sus dos pokémon
-¡Rattata, vence a sus pokémon!
-Un Rattata, deberías sacar a Stuart a la pelea
-¡A ganar, Valente!
-Y veo que pondrás tu confianza en un Pikachu que desconfía de ti
-¡Rattata usa Hiper Colmillo ahora!
-¡Valente esquívalo y usa Impactrueno!
Rattata falló su ataque y Valente lanzó su Impactrueno, el cual le dio un golpe crítico a Rattata. Pero no era suficiente, el pokémon rival parecía más fuerte y, sobre todo, con más energía.
Alexis parecía concentrado, y Carolina más confiada que antes. Stuart esperaba su turno para luchar muy pacientemente mientras observaba a su compañero luchar contra Rattata.
-Rattata ¡usa Tacleo!
-Valente ¡Onda Trueno!
Rattata golpeó a Valente, pero el logró paralizarlo con su habilidad Estática. Ese era el plan de Carolina, si no podía usar Estática, usaría entonces Onda Trueno.
-¡Impactrueno otra vez, Valente!
-Rattata ¡Cola Látigo!
Valente golpeó a Rattata, dejándolo fuera de combate. Esto hizo que Alexis se molestara, y Carolina mostró una sonrisa.
-Anda ¿Qué esperas?
-Ese Pikachu no te querrá, pero lucha con mucha fuerza ¡Veamos que hace en contra de mi Bulbasaur!
-Valente ¡Usa tu Onda Trueno!
Bulbasaur esquivó Onda Trueno con ayuda de sus látigos, luego con sus cepas tomó a Valente de la cola y comenzó a lanzarle hojas, las cuales dañaban mucho ya que estaban muy cerca.
-¡Bulbasaur, usa Drenadoras!
-¡Oye, Valente, muerde las cepas de Bulbasaur!
Bulbasaur atinó sus Drenadoras, lo que causó daño en Valente, quien no podía moverse, y mucho menos morder a Bulbasaur.
-Drenadoras representaría un problema grave, Valente, regresa. Stuart, ¡A luchar! Ve y usa Ascuas
-Bulbasaur ¡Drenadoras otra vez!
Stuart usó las Ascuas incinerando las drenadoras que mandó Bulbasaur y al tocarlo, las flamas hicieron que se debilitara.
Alexis estaba molesto, como siempre, y Leo se alegró más que Carolina con esa victoria.
-Otra victoria más para nosotros, sigue intentando Alexis, tal vez con mucho esfuerzo llegues a vencer a alguno de mis pokémon
-Pues no solo venceré a alguno de ellos, venceré a todos. Entrenaremos más y te venceremos
-Sigue soñando. Carolina y sus pokémon son muy fuertes aunque acaban de empezar con su entrenamiento
-Jajaja, eso veo. A pesar de que me has derrotado, creo que esto marca el comienzo de una rivalidad-amistad. Ojalá y algún día podamos compartir consejos de Entrenador a Entrenador
-¿Entonces no estás molesto?
-En parte porque has lastimado a mis pokémon y te debo dinero
-Eh… esto se ha puesto muy extraño ¿no lo crees Leo?
-Oye Alexis, si quieres puedes venir con nosotros. Digo, al parecer te agradamos un poco, y no nos vendría mal tenerte con nosotros. Tú y Carolina podría entrenar en cualquier momento
-No. Declino la oferta, aunque suena tentadora. Quiero pasar tiempo con mis pokémon para así entenderlos más y ver en que fallo para así poder mejorar
-Si algún día te decides, estaremos dispuestos a aceptarte

Alexis se fue y Leo pensaba en la razón de la invitación hecha antes mientras Carolina se preguntaba lo mismo. Estaban muy confusos por su reacción, pero, aún así, siguieron caminando hasta llegar a la salida, donde Carolina sacó a Valente para curar las heridas provocadas por las hojas de Bulbasaur y luego lo dejó ir con Stuart para jugar un rato también con los pokémon de Leo.
¡Wow! Otro diálogo entre pokémon
-“¿ella siempre es así?”
-“¿Como “así”?”
-“Es decir, protectora con sus pokémon”
-“Sí, no solo somos pokémon para ella, somos amigos… más bien, somos una familia”
-“Familia…”
-“Cuando luchamos puedo sentir que ella pone todo su entusiasmo y corazón en batalla y también siente lo mismo que yo”
- “Batalla…”

Valente se quedó pensando en las palabras de Stuart, familia ¿Qué era tener familia? Amigo ¿Qué es exactamente un amigo? Valente no sabía nada sobre eso, ni sobre lo que eran las batallas pokémon pues siempre lo vio como un modo para sobrevivir.
Pero, pronto descubrirá lo que es tener amigos…

Próximo capitulo: ¡El color Plateado de una medalla!
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#8
zeta

zeta

    Lord Dranzer

  • Crema y Nata
  • 2607 Mensajes
  • Gender:
  • Location:México
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
t dije , t dije q seria genial el regreso del fic , y entre mas capitulos mejor XD , t aseguro q varios creen eso , jeje , seguire leyendo
  • 0

Comentar Imagen    Comentar Imagen


#9
danny-minato

danny-minato

    Maestro Pokemon ELITE Mini

  • Popular member
  • 756 Mensajes
  • Gender:
  • Location:LA, Chile


Super, espero mas muchos fic tuyos me encanta . Mas encima su trama es interesante
  • 0

La vida consiste no en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que uno tiene.

Comentar Imagen
Comentar Imagen

Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír.


#10
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Este... eh... todavía estoy ashamed... with shame... algo así!! (se me olvidó como se dice en español!! XD)
Hoy le toca batalla al hermanito de Brock XD. Y es algo raro que tenga de su lado a un pokémon como el que verán a continuación ^^.


Capitulo 4: ¡El color Plateado de una medalla!

Carolina y Leo continuaron con su camino hasta llegar a Ciudad Plateada, Carolina se mostraba muy contenta y Leo al parecer tenía aún sueño, pues no pudo dormir toda la noche por vigilar que ningún pokémon salvaje se acercara a ellos.
-¡Qué bien! Estamos en Ciudad Plateada, ahora podré tener mi batalla contra el líder de gimnasio y así podré ganar mi medalla –Dijo Carolina enérgicamente
-Yo quiero dormir un poco…
-Luego lo harás, ahora vamos al Centro Pokémon
-Pero yo…

Carolina jaló a Leo del brazo y juntos fueron al Centro Pokémon, donde recuperaron rápidamente la salud de Stuart y Valente, Carolina se sentía más segura de que sus pokémon estuvieran bien.
-Si vas a retar al líder de gimnasio tus pokémon se tendrán que esforzar mucho para ganar, el Líder de Gimnasio usa pokémon del tipo Roca –Dijo la enfermera Joy
-Eso es un problema, pero nosotros podremos vencerlo. Ven Leo, vamos al Gimnasio antes de que se llene
-Pero, ya te dije que quiero dormir…
-Tendrás más tiempo para dormir al rato

Cuando estuvieron enfrente del Gimnasio, un Entrenador salió corriendo con su Machop en brazos. Carolina y Leo lo vieron correr hacia el Centro Pokémon. Tras aquel Entrenador estaba uno de sus amigos, el cuál luchó también y perdió, así que Carolina y Leo se atrevieron a preguntar que ocurría, obteniendo la siguiente explicación.
-El Líder de aquí es muy fuerte, su hermano mayor le dió unos pokémon que él mismo entrenó, y esos pokémon tienen mucho poder. Este Líder es mucho más fuerte que su hermano mayor, así que no hay que subestimarlo
Dicho esto, el entrenador continúo corriendo para llegar al Centro Pokémon. Sus palabras dejaron a Carolina pensando un momento sobre su siguiente batalla.
-Un Líder muy fuerte. Que interesante…
-Carolina, si quieres puedo prestarte a Squirtle para que te ayude –Dijo Leo
-No, quiero ganar con mis propios pokémon, así que no, pero gracias por ofrecer a tu Squirtle
-Pero, al parecer vas a tener muchos problemas si no usas a un pokémon de agua
-Tú sólo confía en mí
Juntos entraron al Gimnasio, y Leo no se sentía muy seguro de que Carolina pudiera ganar sin un pokémon que fuera fuerte contra el tipo roca.
El Gimnasio estaba a oscuras, extrañamente, y se asustaron un poco al escuchar un ruido, eran unas pisadas, y observaron una silueta que se acercó a Carolina con cierta velocidad.

-Hola, soy Forrest, el Líder del Gimnasio de Ciudad Plateada, y tú ¿quién eres? Sabes, eres muy bonita –dijo Forrest mientras tomaba la mano de Carolina
-Eh…bueno…gracias – contestó Carolina sonrojándose
-Je… je… ¡Suéltala, nadie puede tocar su mano! –gritó Leo enojado apartando a Carolina
-Dudo mucho que ustedes sean algo… por la forma en que se comporta este chico
-Sólo somos amigos –dijo Carolina riendo
-Sí… sólo somos… amigos –repitió Leo
-Entonces ¿Quieres empezar con la batalla, eh, amigo? Porque creo que una dama como ella no debe manchar sus manos en una batalla
-No. Yo soy quien va a luchar contra ti. Mis pokémon y yo estamos listos para esto - dijo Carolina
-¿Tú? Está bien, no me gustaría ver que tú perdieras contra mí, es lo que menos quiero
-Muy bien Leo, prepárate para ser el réferi
-Sí… es lo menos que puedo hacer

Carolina tomó su lugar mientras Forrest pensaba en que pokémon sacaría para luchar. Leo también tomó su lugar, mientras se preguntaba en donde estaría el réferi de ese Gimnasio.
-Esta es una batalla pokémon oficial entre la retadora Carolina Oak de Pueblo Paleta y el Líder de Gimnasio Forrest. Ahora, ¡que comience la batalla!- anunció Leo
-Onix, sal y demuéstrale tu poder - anuncio Forrest liberando a su pokémon
-¡Stuart, sal y ataca con Garra Metal!

Onix recibió el golpe pero, se levantó como si no le hubiera afectado. Stuart y Carolina miraban al pokémon rival esperando la orden de Forrest para atacar.
-Tendrás que hacer más que eso para poder vencer a Onix. Ahora, Onix ¡usa Atadura!
-Esquívalo Stuart ¡y usa Garra Metal otra vez!
Stuart esquivo el ataque, pero Garra Metal no le hacia mucho daño a Onix. Esta vez Carolina comenzaba a preguntarse si era una buena idea o no seguir en ese lugar.
-Onix, ¡Tacleo ahora!
-Esquívalo de nuevo y ¡usa Ascuas!
Onix recibió el golpe, que por cierto no le causó nada de daño. Stuart había recibido un golpe muy fuerte, y a pesar de eso no quería rendirse y decepcionar a su entrenadora.
-¡Eso es Onix! ¡Utiliza Atadura!
-¡Intenta evadirlo, Stuart!

El ataque le dio directamente a Stuart quien quedó sin fuerzas para continuar, aunque le doliera más que nada dejar de luchar. Esto hizo que Carolina se enfadara mucho, pero no tenía con qué ayudarle en ese momento.
-Buen trabajo Stuart, regresa, Valente es tu turno ¡vamos a ver que puedes hacer!
-Hm, un Pikachu. Cometiste un error muy grave al mandarlo a luchar, no va a soportar nada ¡Onix usa Terremoto!
-Valente ¡esquívalo y utiliza Ataque Rápido!
Ataque Rápido no hizo mucho daño, pero Onix se estaba debilitando por la batalla que dio Stuart. Terremoto no logró hacerle daño alguno a Valente, pues logro subirse a Onix.
-¡Eso es Valente! Sostente fuerte ahora
-¡Onix, usa Excavar!
Carolina miraba hacia un lugar posible en el que Valente pudiera quedarse unos momentos, pero no había nada. Ningún lugar disponible. Onix comenzó a excavar.
-Ah ¡Valente, salta cuando sientas que Onix salga! Luego quiero que te quedes prensado de su cuerno

Onix excavó y entró al suelo. Valente estaba preparado para localizar a Onix.
Cuando Onix apareció, Valente saltó tal y como Carolina le había dicho, y luego mordió el cuerno de Onix.
-¿Y ahora que vas a hacer?
-Onix tiene poca energía, así que con unos golpes basta. Muy bien Valente ¡Cola Látigo y luego Ataque Rápido!
-Ah, ¡eso no! Onix, Tacleo
-Ahora Valente ¡quítate de ahí!

Onix se golpeó contra la pared del gimnasio, y Valente salió ileso. El golpe de Onix hizo que una nube de polvo se levantara, provocando que nadie viera los resultados de la batalla.
Al disiparse, Carolina logró ver a Valente un poco cansado, mientras que Onix seguía en el suelo sin moverse.
-¡Onix! ¡Sigue peleando! –ordenó Forrest a Onix, quien no podía debido a que no tenía más fuerza
-Al parecer esto ya se acabó ¡No puedo creer que hayas ganado con esos pokémon! Creí que ibas a perder
-Ah, no pasa nada, Leo. ¡Todo está bien! Buen trabajo Valente, y por eso mereces un buen descanso –dijo Carolina mientras su pokémon era guardado en la pokébola

Forrest también hizo que su pokémon descansara en la pokébola, y luego se dirigió hacia Carolina y Leo. Pensando un poco lo que iba a decir, y luego habló.
-Una batalla por demás interesante. Creo que me confié demasiado al ver a tu Charmander y Pikachu, aunque, bueno, ya sabes… -Forrest le entregó a Carolina la medalla correspondiente, y luego continúo –Creo que te la has ganado justamente, sin hacer trampas ni nada por el estilo
-Gracias Forrest, tu pokémon también estuvo genial en batalla. Siento que esto va a ser complicado, los Líderes de Gimnasio no son un juego
-Bien dicho, Carolina. Creo que es momento de marcharnos a la próxima ciudad
-¡Esperen! Antes de que te vayas, quiero que lleves esto –dijo Forrest, entregándole a Carolina un ramo de rosas (ya saben, la magia del fan fic es infinita)
-¡Ya me has hartado, enano! –gritó enojado nuestro buen Leo mientras golpeaba a Forrest con el bouquet

Próximo capítulo: ¡El Monte Luna y el Equipo Rocket!

PD: El siguiente capítulo, también está arreglado. Un poco extraño y serio, pero los de mi generación saben que tan rara soy!
~I'll see you soon!!
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#11
Sατѕн!

Sατѕн!

    I'm Back

  • Crema y Nata
  • 718 Mensajes
  • Gender:
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
Otro exelente Capítulo...
Respecto a lo Raro, No es Novedad xD!...
Digamos que Caro es Tan Rara como la Misma Magia del Fan Fic 8D
Nahh... La verdad eso Hace que cada Capítulo sea Tan Intrigante y Entretenido.-
Eso de "Los de Mi Generación" Suena como los Años Dorados... Muy Viejo xD!
Y No me considero tan Ancianito.

  • 0

#12
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Si alguien se ha preguntado "¿Por qué Carolina pone tantos capítulos a lo menso?" ¡La respuesta está aquí!:
Me anda por llegar a Hoenn XD.
Así que, ya saben mis razones raras... muy raras... XD

Capítulo 5: ¡El Monte Luna y el Equipo Rocket!

Carolina y Leo se encontraban en la Ruta 4. Un poco cansados por caminar, sí, pero igual de emocionados por haber dejado atrás a Ciudad Plateada. Sus pokémon les acompañaban caminando, obviamente, fuera de sus pokébolas, sólo por el gusto de tenerlos libres.
Carolina estaba emocionada porque en la siguiente ciudad podría luchar por conseguir su próxima medalla, y Leo porque, de alguna forma no aguantaba a Forrest.
-Si no hubiera sido porque capturaste a Valente, seguiríamos en Ciudad Plateada, así que ¡bendito sea tu Pikachu!
-A decir verdad, me agradaba la compañía de Forrest. Es más atento que tú
-¡Hey, nadie será más atento contigo que yo!
-Tal vez hay alguien más… en algún lugar de este amplio mundo…
-Eso sí que sonó raro… -luego Leo observó un cartel que estaba a la entrada de una caverna. Lo leyó y le indicó a Carolina que iban por buen camino hacia Ciudad Celeste.
-Ah, así que este es el famoso Monte Luna… Dime, ¿tienes alguna información del Monte Luna en tu mapa, Leo?
-Eh… el mapa… este… eh… -Leo intentó evadir el tema, pero aparentemente al pensar en su mapa no pudo evitar quedarse más nervioso
-¿No has traído el mapa?
-Ah, es que… tomaba mucho espacio en mi mochila…
-¡Bien!
-Eh… ¿no estás enojada?
-No, claro que no. Es algo que yo haría. No necesitamos un mapa cuando estamos viajando. Iremos a cualquier lugar sin ayuda de un mapa, sólo necesitamos a nuestros pokémon
-Eh… ahora que recuerdo ¡tú tenías un PokéGear! ¿Qué le has hecho? ¡Esa cosa tiene mapa, teléfono móvil y radio!
-PokéGear… este… eh… ¿por qué nos quedamos parados aquí? ¡Anda, vamos!
-¡No evadas el tema, Carolina Oak!
-¡Yo no evado ningún tema!
-¡Oh, sí, claro que lo estás haciendo!

Así, persiguiendo a Carolina, Leo entró al Monte Luna.
Squirtle miraba a su alrededor y los pokémon, tales como Geodude y Zubat pasaban cerca de él sin ponerle mucha atención.
Leo también miraba a su alrededor, y le parecía un poco escalofriante estar en un lugar en el que oscurecía cada vez que avanzaba diez pasos.
Unos metros más adelante, Leo se encontró con Carolina, quien se encontraba acechando detrás de una roca.
-Así que aquí estás… te estábamos buscando. Dime ¿a qué estamos jugando?
-No es ningún juego –le dijo ella en voz baja mientras Leo se escondía junto a ella –Esas dos personas son del Equipo Rocket. No puedo escuchar muy bien qué es lo que traman… y realmente no sabes cuantas ganas de atacarlos tengo…
-Impulsiva… estamos juntos ¿no? Vamos a atacarlos juntos. Yo sé que tan importante es para ti darles su merecido. Así que vamos a ayudarte ¿no es así, Squirtle?
-Leo… bien, vamos a atacar ahora mismo

Saliendo de sus escondites, Carolina y Leo hicieron su aparición junto a sus pokémon.
Al notarlos, los esbirros del Equipo Rocket no les dieron tanta importancia, pues sus pokémon les parecieron débiles.
-Así que… Equipo Rocket… nos hemos encontrado al fin… no tengo idea de que es lo que hacen aquí, pero lo que sí puedo decirles es que este día les venceré… aunque sea a ustedes, y juro que voy a derrotar a su líder algún día…
-Ah, mira niña, nosotros no estamos para juegos ni para discursos que nos quiten el tiempo
-¡Pues nosotros tampoco! –Gritó Leo impulsivamente –Squirtle ¡vamos a darles una lección!
-Ah, así que se quieren enfrentar a nosotros, pues bien ¡Zubat, adelante!
-Stuart ¡no vamos a dejar que sigan cometiendo crímenes!
-Ah, un Charmander y un Squirtle, serían perfectos para nuestra colección y sobre todo, tal vez el jefe nos pague más por ellos. ¡Ekans, ve!

Comenzando con la batalla, Ekans y Zubat atacaron a Squirtle, golpeándolo fuertemente. Stuart se abalanzó sobre Ekans, mordiendo parte de su cuerpo y quemándolo con un ataque de Ascuas.
Squirtle se levantó, miró a Zubat y usó su Giro Rápido para atacarlo. Zubat lo evadió, haciendo que Squirtle se golpeara contra las rocas.
Mientras Leo escogía los ataques de Squirtle con mucho cuidado para causar más daño a Zubat, Carolina parecía hacer que Stuart atacara salvajemente, ya que, en un ataque, Stuart arañó los ojos de Ekans, haciendo que sangrara.
-¡Sigue golpeándolo, termina esto!
-Carolina, oye, te estás pasando un poco. Los pokémon no tienen la culpa de que ellos los estén usando de esa forma. Los pokémon sólo hacen lo que ellos ordenan porque tienen miedo de que ellos los dañen. Pero lo que tú estás haciéndole a Ekans es peor de lo que ellos pueden hacerle

Calmando sus ánimos, Carolina se dio cuenta de que Ekans se movía de un lado para otro sin poder ver bien, seguía sangrando y Stuart estaba un poco cansado.
Zubat y Squirtle dejaron de luchar, mirando también a Ekans.
-Ekans no tiene la culpa… los pokémon son inocentes… los humanos dañan a los pokémon… pero, los humanos también cuidan a los pokémon… entonces… ¿yo no puedo cuidar de los pokémon? Porque le estoy haciendo daño a uno, y mi propio pokémon también está herido…
-Realmente, yo no quería decir eso. Lo que yo quería decir era que no tienes que ser tan salvaje cuando te encuentres con el Equipo Rocket. Sus pokémon no tienen la culpa de nada
-¡Valente, usa Impactrueno contra los soldados del Equipo Rocket!
-¿Dijo contra el Equipo Rocket? Esto no puede ser nada bueno…
-Lo sé… ¡nosotros dos somos del Equipo Rocket!

Intentando huir, ambos grunts chocaron y Valente sin pensarlo más, atacó a ambos tipos con toda la fuerza que tenía. Squirtle les atacó igualmente, usando Pistola de Agua, y, Stuart, aún con un poco de energía, usó otro ataque de Ascuas.
Después de esto, los grunts quedaron inconscientes. Stuart, Valente y Squirtle regresaron al lado de sus Entrenadores, pero el problema radicaba en que Ekans no podía ver nada.
-Debe haber algún Centro Pokémon por aquí donde se pueda llevar a Ekans
-Hay uno afuera. Pero si tardamos sería tarde para este pokémon. Lo mejor es atenderlo aquí –dijo Leo mientras buscaba alguna medicina en su mochila
Leo al final encontró una medicina. Sostuvo a Ekans con cuidado y la aplicó en sus ojos. Aunque le ardía demasiado y se movía debido al dolor, unos momentos después se tranquilizó un poco.
-Creo que estará bien. Aunque lo que no creo es que pueda mantenerse solo
-Ekans… perdón. Yo sólo tenía en mente atacar y vencer sin darme cuenta de que estaba dañándote a ti y a Stuart
Ekans aunque aún no podía ver, al escuchar la voz de Carolina volvió a tener miedo, aunque ella le había hablado tranquilamente. Ella al darse cuenta se quitó el Ala Arco Iris. Un objeto muy preciado que ella había tenido desde siempre. Lo acercó a Ekans y luego continúo hablándole.
-Este objeto que tengo es el Ala Arco Iris. Para mí es muy importante porque es lo único que tengo de mi mamá… y además, mi abuelo dice que esto ayuda a calmar el alma de cualquier pokémon que esté triste o que se sienta mal, además de que hace que aquel pokémon perciba que el humano que está cerca está preocupado y que quiere cuidar de él… transmite sentimientos de amistad entre humanos y pokémon… y ayuda a sanar todas sus heridas…

Ekans se acercó poco a poco, mientras Zubat estaba aún expectante a lo que pudiera pasar. El Ala Arco Iris brilló al estar cerca de Ekans, y en ese blanco destello se escuchó el sonido de un pokémon y luego cayeron cenizas de algún lugar. Ekans poco a poco notaba que podía ver perfectamente, y se alegró por eso. Leo y los otros pokémon se quedaron maravillados con esto. Y más Leo, pues habiendo conocido ese objeto, no sabía que era el extraño poder que tenía.
-Ekans ya está bien…
-Y creo que todos lo estamos… -luego Leo notó como es que Zubat se acercaba a él.
Zubat volaba alrededor de Leo mientras que Ekans parecía muy agradecido con Carolina, demostrando su agradecimiento haciendo sonar el cascabel de su cola.
-Ekans… ¿quieres venir con nosotros? –preguntó Carolina al pokémon, quien parecía querer elegirla como Entrenadora
-Vaya… llevamos pocos días y ya tienes tres pokémon
-Zubat también quiere venir…
-Ah, tienes cuatro
-Quiere ir contigo, Leo –le explicó Carolina
-Zubat… ¡Vengase ‘pa acá! –dijo Leo emocionado mientras abrazaba a su nuevo pokémon
-Y ahora, a ver como salimos de aquí…

Con sus pokémon, Carolina y Leo siguieron su camino, teniendo en cuenta de que el Equipo Rocket volvería a atacar de nuevo. Y dejando atrás a los grunts que habían atacado, buscaron la salida del Monte Luna…

Próximo Capítulo: ¡Ataca! ¡Con fuerza y devoción! ¡Entrena! ¡Steven Stone y su aparición!
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#13
Delkitag

Delkitag

    Delkitag el Guerrero de La Oscuridad

  • Crema y Nata
  • 635 Mensajes
  • Gender:
  • Location:Quien sabe..... En el Planeta de la Oscuridad Darkigan
  • Badge:
:) Bueno ya me dare mi tiempo para leerlo completo..... (realmente estoy haciendo unos trabajos en PC )........ yo lei parte de tu FIC.. supongo que lo leere de nuevo.... no importa.... recuerdo como lo tenias en tu Otro Foro (creo que se llamaba Seiyuulat).... que tambien estaba el mio..... pero bueh..... en todo caso una sola cosa quiero pedirte..... dame un personaje..... quiero ser tu rival de Hoeen (me gusta la region de hoeen) ....... mi equipo empezaria con un Torchic...... y bueno ya despues te dire como avanzaria (todo depende de que podamos hablar via MSN)......... y por cierto.... hay altas posibilidades que te agregue en mi FIC......... recuerda leerlo.... si se te olvida el nombre (eso espero que no haya pasado)........ me sentiria orgulloso de que vuelvas a leerlo T_T.......... bueno eso es todo........... al menos por ahora..... mientras me pondre a leer tu FIC..... que lo adoro
  • 0

#14
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Aquí traigo otro capítulo. Remade en dos días porque ayer no se me ocurría nada XD. Espero lo disfruten y por sobre todo le entiendan ya que ya no quiero usar más colores (me lastiman la vista T_T)


Capítulo 6: ¡Ataca! ¡Con fuerza y devoción! ¡Entrena! ¡Steven Stone y su aparición!

Carolina y Leo habían llegado a Ciudad Celeste. Era una ciudad rodeada de agua por un lado, con más construcciones que Pueblo Paleta y Ciudad Plateada. Ellos nunca habían visto un sitio así, y se maravillaron con tal lugar.
Sus pokémon seguían fuera de sus pokébolas, a pesar de ser muchos. Ekans parecía llevarse bien con sus nuevos amigos pokémon, y sobre todo sabiendo que tenía un nuevo nombre: Sumner.
Sus ojos estaban bien. Aunque en ambos tenía dos cicatrices. Bien, si vamos a la Ruta 24 o a la 25 tal vez puedas entrenar un poco. Tengo entendido que en este gimnasio usan pokémon de agua
-Así que no podré usar a Stuart y el más apto sería Valente
-Exacto, así que, en vez de perder tiempo, vamos a ver contra quién puedes luchar o contra que pokémon salvaje te puedes enfrentar

Dirigiéndose ahora hacia la Ruta 24, y luchando contra algunos entrenadores que había en el camino, Carolina y Leo llegaron hasta el final del puente que conectaba Ciudad Celeste con la Ruta 24 (Aunque yo lo cuente rápido, he de decir que si tardaron un tiempo considerable).
Encontraron un lugar donde poder descansar, cuando así, de la nada, comenzaron a caer rocas.
Alarmados por eso, se dieron cuenta de que alguien estaba provocando la caída de rocas desde un lugar más arriba.
-Zubat, ve a investigar, por favor
Zubat voló hacia el lugar de donde caían las rocas, y logró ver a un chico junto a un pokémon que brillaba como la plata y junto a un Dratini. Zubat se le acercó, y comunicándole a los pokémon de aquel chico lo que ocurría, el joven bajó del lugar aquel.
-Ah, así que a ustedes estaba molestando. Disculpen, pero es que estaba buscando algunos minerales con la ayuda de mis compañeros pokémon. Mi nombre es Steven Stone
-Mucho gusto Steven, yo soy Bobby Leonard Ragenant y ella es mi amiga Carolina Oak
-¿Ambos son Entrenadores Pokémon?
-No. Quien entrena pokémon soy yo. Leo espera ser un Criador Pokémon
-Vaya, así que un Criador. Sabes Leo, ¿puedo decirte Leo, cierto?
-Sí. Básicamente así me conoce mucha gente. Incluso mis padres
-Bien. Como te decía, Leo. Del lugar donde yo vengo hay algo que complementa a los Criadores Pokémon. Y eso es la nueva moda de Hoenn: los Concursos Pokémon –le explicó Steven
-¿Concursos Pokémon? Eso suena un poco raro
-Pues es normal, a Kanto aún no llegan puesto que es una moda en Hoenn. Recientemente se han construido los establecimientos. Si algún día deciden ir a Hoenn, creo que a Leo le gustará participar en uno de ellos y ser un Coordinador Pokémon
-Steven, ¿no quieres quedarte un rato más y almorzar algo con nosotros? Estábamos pensando en ir a un restaurante
-Además estamos de suerte –dijo Leo, y luego le dijo a Steven al oído lo siguiente –Esta vez le toca pagar a Carolina, y no tienes idea de cuánto traga
-¿Tragar?
-Je… exacto. Es peor que un Arbok, sin ofender a tu familia evolutiva, Sumner
De regreso a Ciudad Celeste, (con todos sus compañeros pokémon fuera de sus pokébolas para socializar con los pokémon de Steven) Steven aprovechó para contarles maravillas acerca de su lugar de origen. Sobre como Entrenadores y pokémon estaban unidos y sobre la terrible Elite Four que había en Hoenn.
Al toparse con el primer restaurante, que en realidad era una pizzería, Carolina y sus pokémon comenzaron con su famoso atranque de comida mientras Leo y Steven se daban tiempo para platicar.
-Así que vienes de Hoenn… -dijo Carolina mientras hacía a un lado otra botella vacía de refresco –Mi abuelo me ha contado un poco acerca de Hoenn. Dice que es un lugar amplio lleno de naturaleza
-Y de agua… de hecho hay muchas rutas marítimas en Hoenn, y una de sus ciudades más importantes es Slateport, que es un puerto
-Y sobre todo esos Concursos Pokémon. Si tan sólo hubiera en Kanto créanme que mis pokémon y yo estaríamos presentes en todos
-De hecho, pueden venir a Hoenn conmigo, si así lo desean. Pienso volver en unos días a Mossdeep
-Ah, vaya. Carolina y yo estamos viajando en estos momentos. Hace unos días empezamos y pues si la dejo sola, el Profesor Oak es capaz de ahorcarme cuando me encuentre
-Así que ese es el problema… Bien, creo que antes de irme me gustaría una batalla pokémon contra Carolina
-¿Y yo por qué?
-¡Porque tú eres la Entrenadora! Y recuerda que soy Criador Pokémon. No voy a hacer que mis pokémon se lastimen innecesariamente
-¡Acepto el reto, Steven Stone!
-¡Bien, así se habla! Pero primero paga la cuenta…

Luego de pagar la cuenta y de pelearse con los meseros de la pizzería por cargos extra, Carolina y Steven comenzaron su batalla en el puente de Ciudad Celeste.
-Dratini ¡ve! –Steven indicó a su pokémon, quien se puso en modo de batalla
-Sumner, veamos que puedes hacer –y diciendo esto, Sumner también se puso en fase de batalla
-Dos pokémon con casi las mismas características y ataques. Esto va a estar interesante –dijo Leo mientras miraba a los dos pokémon
-¡Dratini, usa Envolver!
-¡Sumner, Envolver tu también!

Usando Envolver (Wrap en inglés), ambos pokémon se apretaron con fuerza. Parecían estar atacándose con la misma potencia.
-Dratini ¡Furia Dragón!
-Sumner ¡Picotazos Venenosos!
Los ataques hicieron un impacto. Sumner y Dratini estaban aún atados mientras se lanzaban los Picotazos Venenosos y la Furia Dragón.
-¡Dratini, Onda Trueno!
-Sumner, ¡contrarréstalo con Ácido!

Mientras ambos pokémon seguían apretándose por Envolver, volvieron a atacarse. Aunque Sumner quedó paralizado, pero pudo atacar a Dratini. El ácido le había caído en la cara, y aunque no lo dañó tanto como para alarmarse, así como había pasado antes con Sumner, Dratini no podía ver nada.
-¡Bien hecho Sumner! ¡Sigue apretándolo!
-Dratini ¡Tu también continúa usando Envolver!

Ambos continuaban con sus ataques, apretándose fuertemente. Hasta que no resistiendo la fuerza del otro, ambos cedieron, quedando sin más energía al mismo tiempo.
-Eso estuvo raro ¡Pero bah, Sumner y Dratini son muy parecidos! –dijo Leo, mientras Carolina y Steven guardaban a sus pokémon
-Buen trabajo Sumner. Luego compramos más comida –le anunció Carolina a su pokémon que estaba seguro ahora en su pokébola
-Dratini, tu también luchaste excelentemente –luego Steven observó a su último pokémon, al mirarse ambos, sabían que era momento de una batalla –Aron ¡a luchar!
-¿Aron? Un pokémon nuevo para mí… -dijo mientras miraba al pokémon de acero frente a ella
-Ah, claro, ustedes no conocen a los pokémon de Hoenn. Aron es un pokémon del tipo acero. En Hoenn me dedico a entrenar pokémon de tipo acero. A Dratini lo encontré herido, y desde que le curé se ha quedado conmigo.
-Así que usas pokémon de acero. Según escuché en la tele, es un nuevo tipo de pokémon
-Que lento se propagan las noticias en Kanto. Y me sorprende que carolina no sepa nada acerca de ellos
-Es que… por lo general no escucho nada de lo mi abuelo dice acerca de nuevos tipos de pokémon… siempre que habla de ellos es cuando estamos cenando…
-Eres un tragona sin remedio ¿Lo sabías?
-De hecho sí. Pero no tenías que decirlo. Ahora ¡Stuart, es hora de un combate!

Stuart al ver a Aron, le dieron ganas de jugar con él, lo mismo le pasó a Aron, pero sus Entrenadores les dieron la orden de batalla.
Stuart empezó esquivando un Tacleo de Aron, quien fue golpeado por un ataque Ascuas de Stuart.
-Aron ¡Bofetón Lodo!
-Ah, así que un ataque del tipo tierra… Stuart ¡Cortina de Humo!
Stuart evadió el ataque de Aron y luego lanzó su Cortina de Humo. Al no ver nada, Aron no pudo atacar, y entre el humo, un ataque Ascuas se ensañó contra Aron, causándole una quemadura.
-Aron escucha, quédate tranquilo y usa Protección
-Stuart, ven y descansa un poco –aunque Stuart no comprendía la razón del aparente cambio, sin titubear, se dirigió al lado de Carolina y Valente entró en batalla
-¡Ahora Aron, usa Eco Metálico!
-Valente ¡Cola Látigo y después usa Ataque Rápido!
Aron usó Eco Metálico, sonido que causó que todos excepto Steven sintieran un horrible dolor en los oídos. Resistiendo el dolor, Valente utilizó Cola Látigo, haciendo que Aron bajara la guardia y atacando rápidamente con Ataque Rápido.
-¡Aron, Bofetón de Lodo!
-Así que otra vez… -En ese instante, Carolina pensó rápidamente y luego dio la orden a Valente -Combo triple, Valente ¡Esquívalo con Ataque Rápido, usa Cola Látigo y al final Impactrueno!
Debido a sus ataques, Valente evadió el Bofetón de Lodo. Al estar cerca usó de nueva cuenta Cola Látigo, dejando desprotegido a Aron y terminando la batalla con su Impactrueno.
-Aron… bien hecho. Mereces descansar.
-Ese pokémon, Aron, es del tipo acero y de Hoenn. Vaya… ¡primera vez que veo uno!
-Sí, pero tú no tuviste el placer de luchar contra un Entrenador que tenga uno –le dijo Carolina a Leo mientras Valente iba con Stuart
-Eres buena Entrenadora por lo que veo ¿Tendrán inconveniente alguno si alguien más se une a su viaje?
-¿Lo dices en serio? ¡Steven, me has hecho el Criador Pokémon más feliz del mundo! –le dijo mientras le abrazaba, cosa que le pareció muy rara a Carolina y a Steven

Luego de separar a Leo de Steven, el grupo se dirigía al Centro Pokémon para descansar. En el camino seguían contando cosas acerca de Hoenn y de los Concursos Pokémon.
Antes de quedarse dormidos en una habitación del Centro Pokémon (Carolina desembolsó otra vez XD), decidieron ir al día siguiente al Gimnasio de Ciudad Celeste…

Próximo Capítulo: ¡Humo en todas partes! Una ácida y pronta evolución
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#15
Sατѕн!

Sατѕн!

    I'm Back

  • Crema y Nata
  • 718 Mensajes
  • Gender:
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
Muy Movidos estos 2 Últimos Capítulos...
Y Ahora se Les Unió un Nuevo Integrante...
Espero el Siguiente Interesante y Seguramente Adrenalínico Capítulo

  • 0

#16
Locky

Locky

    Un chico normal que solo busca la felicidad

  • Member
  • 281 Mensajes
  • Gender:
  • Location:Algun lugar de Shushunkocity
exelente fic
ya quiero ver el siguiente xD
haber quien evoluciona xD
siguelo, de verdad esta demasiado bueno

  • 0


Comentar ImagenComentar Imagen
Comentar Imagen
Comentar Imagen

Comentar Imagen

#17
Siniestre_Steel

Siniestre_Steel

    Maestro Pokemon ELITE Mini

  • Popular member
  • 1055 Mensajes
  • Gender:
  • Location:En mi casa :P


Excelente fic... no lo termine aun pero debe de estar buenisimo ...segue asi... la magia del fic me encanta..... da gracia
  • 0

#18
zeta

zeta

    Lord Dranzer

  • Crema y Nata
  • 2607 Mensajes
  • Gender:
  • Location:México
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
jeje , me tardo un poco en leer los capitulos , pro lo sigo , sabes q si PQC jeje , sigue con el , q lo seguire leyendo ... y no es una amenaza xD
  • 0

Comentar Imagen    Comentar Imagen


#19
~Neil

~Neil

    They call me The Pop Kid ♫

  • Moderador GLOBAL
  • 1847 Mensajes
  • Gender:
  • Location:La tierra del chile y el bigote.
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:


Disculpen por tardar tanto. Pero no tenía idea de como hacer este capítulo. Acabo de hacerlo XD. "Salido de la panadería" casi casi XD.

Capitulo 7: ¡Humo en todas partes! Una ácida y pronta evolución

A la mañana siguiente, Carolina se había preparado rápidamente para así poder llegar temprano al gimnasio. Steven y Leo apenas estaban despertando, por lo que les sorprendió ver a Carolina despierta y preparada.
-¿Están listos? ¡Espero que sí! –les dijo emocionada mientras trotaba en su lugar
-Ah… ¡déjame dormir! –gritaron Steven y Leo juntos
-Bien, se quedarán a aburrirse aquí mientras yo gano mi segunda medalla. Sumner, Valente y Stuart ¡vamos!

Carolina, junto a sus pokémon comenzaron la marcha hacia el Gimnasio. Leo y Steven seguían durmiendo, pero ya se levantarían algún día.
Al ver el gimnasio, sin pensarlo más, se encaminó con trepidación hacia la puerta y entró. Vio el gimnasio tan iluminado y bajo esas luces una gran piscina y barandales que guardaban seats para la gente, pero no logró encontrar a nadie. Estando a punto de salir con sus pokémon un tanto decepcionados, unas voces que se dirigían a ella le hicieron detenerse.
-¡Alto ahí enana!
-¿Qué es lo que buscas aquí?
-Si no tienes razón alguna ¡entonces eres una ladrona!
-Ustedes… ¿se refieren a mí? –preguntó Carolina señalándose a sí misma
-¡Por supuesto que sí! –le gritaron las tres asustándola
-¡Ah! Pues yo soy Carolina Oak. Soy Entrenadora Pokémon y vengo con mis pokémon, ellos son Stuart, mi Charmander, Valente, mi Pikachu, y Sumner, mi Ekans
-¡Charmander y Pikachu son muy lindos! –Exclamaron las tres –Esa horrible serpiente… las chicas no deberían tener pokémon así de feos…

Sumner se ofendió, tal vez lo dijeron por su cicatriz en el ojo. Carolina se acercó a Sumner y le abrazó, haciendo que el pokémon se sintiera más tranquilo.
-Como Entrenadora Pokémon, vine a retar al Líder para ganar la Medalla Cascada
-Ah… vaya, vaya. A falta de Misty ¡Lily, encárgate de ella!
-¿Eh… yo por qué?
-Tú solo hazlo. Luego le toca a Violet y al final a mí
-Bien, entonces, adelante con esto –dijo Carolina preparada para luchar
-¡Shellder, ve!
-¡Stuart, vamos a luchar! ¡Usa Garra Metal!
Shellder salió de la piscina. Miró a su alrededor y luego detuvo su mirada en Stuart.
Stuart le miró también, y se acercaba para atacar con Garra Metal. Shellder no sabía qué hacer, por lo que Stuart le golpeó. Lily al ver que tenía que hacer algo por Shellder, pero no sabía qué, le gritaba cosas como “¡Golpea! ¡Haz lo que sea!”
-Stuart… esto no va a ser nada bueno para Shellder… aún así, debemos atacar para ganar la Medalla Cascada. Stuart ¡Pantalla de Humo y un ataque sorpresa! ¡Sabes a qué me refiero!
Shellder al no ver nada debido al humo, se confundía y no sabía qué hacer, así que Stuart, aprovechando, usó Garra Metal, derrotando fácilmente a Shellder.
-¡Bien hecho Stuart!
-Lily… que vergüenza das… -le dijeron sus hermanas
-Uh… ¡ya saben que aborrezco las batallas!
-¡Cállate! Ahora me toca a mí… ¡Goldeen, ve!
-Stuart… ¡regresa! ¡Valente, es tu momento!
Stuart volvió al lado de Carolina y Valente se colocó frente a ella y mirando al oponente para comenzar a luchar. Goldeen salió también para luchar.
-Esto estará muy fácil… ¡Valente usa tu mejor ataque Eléctrico!
-Goldeen, ¡evádelo!

Goldeen comenzó a nadar por toda la piscina. Valente se metió a la piscina y comenzó a perseguir a Goldeen. De tanto ataque que Valente lanzaba, el agua salía casi a torrentes de la piscina, dejándola en pocos minutos sin agua. Y claramente, sin más agua, Goldeen no tenía como evadir, por lo que Valente, aprovechando su ventaja, lanzó un Impactrueno, ganándole fácilmente y aventajadamente.
-Valente, bien hecho ¡Qué bien que sabes un leve ataque Eléctrico! Pronto estarás listo para el Rayo…
-Goldeen… estarás bien ¿no? Daisy, ¡ve y gana!
-¡Por supuesto! El único pokémon que no teníamos en la piscina está aquí, en esta pokébola ¡Seaking, vamos a derrotarlos ahora!
-Un Seaking… Valente, esto también será fácil ¡Ataque Rápido y luego Impactrueno!
-Seaking ¡Ataque de Cuerno!
Esto tomó por sorpresa a Carolina, quién creyó que ninguna de ellas sabía luchar. Valente no pudo esquivar a Seaking, y cayó derrotado debido a la magnitud de los golpes del pokémon.
-Valente… regresa –diciendo esto, su pokémon fue guardado en la pokébola –Stuart… ¡ve y usa Cortina de Humo!
-¡Seaking, Rayo Confuso!
Stuart alcanzó a usar su Cortina de Humo, y a pesar de eso, Rayo Confuso le llegó sin problema alguno.
Seaking y Daisy se estaban confiando debido a su ventaja.
-Stuart… ¡usa Mordisco!
-Seaking, vamos a ser sensibles con ellos. Ataque Furia, Please –dijo Daisy más tranquila debido a la confianza
Stuart evadió a Seaking, pero debido a la confusión usó Ascuas y mucho peor aún le disparó a los reflectores del gimnasio.
Nadie había notado que empezaban a arder poco a poco. En su última oportunidad, Stuart volvió a errar, y lanzó otra vez a los reflectores un ataque Ascuas. Seaking decidió terminarlo con Hidropulso, quedando sólo Sumner.
-Sumner, eres mi última esperanza ¡Inténtalo con Ácido!
-No es problema ¡Hidropulso Seaking!

Sumner atacó con Ácido, y logró quitarse cuando el Hidropulso llegaba hacia él.
En otra instancia, los reflectores ardían más, pero nadie les ponía atención.
Por más que Seaking atacaba, Sumner evadía con Picotazo Venenoso o Ácido.
-Sumner ¡muy bien! ¡Deslumbra a Seaking con tu Mirada de Serpiente!
-Seaking ¡intenta mirar hacia otro lado!
Tomando la orden y sin perder tiempo, Sumner miró fijamente a Seaking. Seaking se perdió en sus ojos y se quedó paralizado y con la mirada fija en frente.
-¡Ahora, Mordida!
-¡Seaking, Ataque Furia!
Seaking intentaba moverse, pero no respondía su cuerpo, en tanto a Sumner, al momento de atacar, un reflector cayó explotando al momento de llegar al suelo.
Al darse cuenta, Sumner se asustó y dejó de luchar. Pero, luego de eso, dos reflectores comenzaron a caer cerca de los barandales, soltando pequeñas chispas que provocaron pronto fuego.
-¡Salgan todos ahora! Seaking y yo nos encargamos de aplacar esas pequeñas llamas
-No son pequeñas… recuerda que esos asientos están fabricados con madera…
-¡Y están pegados al gimnasio! Si lo vas a detener ¡apúrate!
-¡Seaking, Hidropulso!

Seaking seguía sin moverse. Mirada de Serpiente aún tenía efecto sobre él. Viendo esto, Lily, Violet y Daisy salieron corriendo, pero el fuego comenzó a extenderse, rodeando también la salida.
-¡¿Ahora qué vamos a hacer?! –gritaron las tres abrazadas
-Pues… Sumner… si usas Reserva y luego Escupir… tal vez eso sirva para aplacar un poco
-Es mejor ir a buscar unos extintores
-No tenemos extintores
-¡Es un gimnasio acuático!
-No imaginamos que podría haber un incendio
-Sumner, vamos a intentarlo. Debe de funcionar unos momentos, al menos hasta que lleguen los bomberos…

Tomando las órdenes de nuevo, Sumner comenzó a ahorrar esa energía que Carolina le había pedido. Las tres hermanas del gimnasio estaban muy asustadas y Carolina sólo pensaba en que Sumner se encargaría de eso.
-Esa horrible cosa no nos va a poder salvar…
-Es tan débil y fea
-¡No sé cómo puedes confiarle nuestras vidas a esa cosa!
Sumner escuchaba sus insultos y se distraía cada vez más, pero Carolina aún tenía fe en su pokémon.
-Sumner… no les hagas caso ¡Yo sé que tu puedes! ¡Eres muy fuerte! ¡Adelante!
Escuchando a su Entrenadora, Sumner recobró ánimo. Pero, otro reflector cayó cerca de Carolina, y además el fuego empezaba a rodearla poco a poco…y el humo comenzaba a sofocarla.
Sumner se dio cuenta, y a pesar de que quería ayudarle a ella, Carolina le pidió que continuara con lo que hacía para intentar salvar el gimnasio.
-¡Ya casi lo tienes Sumner! –Ella tosió un poco -¡Puedes terminarlo!

Aunque Sumner estaba bien, Carolina, Lily, Violet y Daisy estaban ahogándose. El otro reflector estaba a punto de caer, y Sumner no iba a permitir que nada dañara a Carolina. Dejó el Stockpile de lado, y con su gran cuerpo de serpiente resguardó a Carolina. El reflector cayó sobre él y le lastimó.
-¡Sumner! Tal vez alguien se dio cuenta del fuego… deben venir en camino los bomberos ¡Aguanta, y te prometo que estaremos en el Centro Pokémon dentro de poco!
Las llamas amenazaban otra vez con más furia, rodeándolos por completo.
-Ese fuego va a cuartear las paredes y el techo pronto… hay que buscar un lugar seguro –les indicó Daisy, a lo que sus hermanas respondieron con un rápido “sí”
-Pero ¿Qué va a pasar con la entrenadora?
-Sé que hará algo pronto… siento que se va a salvar. Así que no te preocupes

Y sí, el techo siendo de yeso con madera no resistió mucho más. Sumner seguía en su casi juramento de proteger a su entrenadora, y volvió a resistir el golpe.
Más partes del techo iban cayendo, y Carolina abrazó a su pokémon mientras cerraba fuertemente sus ojos. Sumner no sabía que más hacer. No quería fallarle a Carolina. Ahora que tenía a un Entrenador que le cuidaba ¿iba a dejar que todo lo que había soñado se fuera efímeramente? No.

Sumner se levantó poco a poco. Miró hacia arriba y contempló los pedazos de yeso y madera ardiendo. Fijo su mirada penetrante en ellos y decidió que era el momento de “mudar su piel vieja por una piel nueva”.
“El dolor se debe ir… y la paz debe venir…” pensó.
Así que, mientras abría su boca, comenzó a brillar mientras lanzaba el Spit up.
Su ataque destruyó todo lo que tocaba. Y, afortunadamente para todos los que estaban ahí en el gimnasio, se escucharon las sirenas de los bomberos, quienes rápidamente comenzaron con su labor de controlar el incendio.
Sumner parecía estar mejor, aún tenía su cicatriz, pero lo que Carolina notó al abrir sus ojos y al verlo, es que era más grande y que su cuello estaba aplanado y tenía pintados dos ojos que intimidaban demasiado.

Al terminar de controlar el fuego, Daisy, Lily y Violet pudieron salir. Se encontraron entonces con Leo y Steven, quienes sin ponerles tanta atención entraron a lo que quedaba del gimnasio para buscar a Carolina.
Al encontrarla, se dieron cuenta de que ella estaba junto a un Arbok. Ambos estaban mirando los escombros del lugar.
-¡Gracias a los Pokémon Legendarios que estás bien! –gritó Leo mientras iba a abrazarla
-Fue gracias a Sumner –le respondió ella
-Veo que Sumner evolucionó –dijo Leo aún abrazándola
-Ayer parecía que aún le faltaba mucho para convertirse en un Arbok –comentó Steven
-Sumner… es un pokémon fantástico…
-Eso veo…
-Leo… ¿me puedes soltar ya?
-En un ratito…
Daisy regresó a los escombros de su gimnasio y se dirigió a Carolina quien con esfuerzo apartaba a Leo.
-No importa que el gimnasio se haya echado a perder… quería agradecerte por aunque sea intentar salvarlo. Y quería entregarte la Medalla Cascada por parte de la líder de gimnasio que está ausente
-Muchas gracias… y realmente siento mucho que tu gimnasio no se haya salvado
-Lo recuperaremos rápidamente. No te preocupes
-¡Ah! Ahora que lo veo y recuerdo ¡Daisy es el nombre de mi prima!
-Ya… ya… despídete que tienes que ir a descansar
-Daisy, gracias por la medalla. Y… cierto, tengo que irme al Centro Pokémon y llamar a mi familia antes de que escuchen los rumores de que “alguien” destruyó el gimnasio
-Carolina ¡Si quieres te cargo! –dijo Leo emocionado
-No… no… ¡Puedo caminar! Pero ¡carga a Sumner!

Sumner miró a Leo, aparentemente le sonrío y luego comenzó a perseguirlo. Viendo esto, Leo comenzó a huir de Sumner mientras Carolina y Steven le veían correr.
Un Ekans maltratado “cambió su piel vieja”… un Arbok que sería un pokémon adorado fue “la piel nueva”…

Próximo Capítulo: El Sandshrew hambriento de la Ruta 6 ¡Roba mi comida, pero no te vayas!
  • 0
"Do you know it? The legend of the Battle Pyramid? When there comes a confident trainer reaching for the golden pinnacle, there shall appear a man among men. Don't know that legend? Of course not! I just made it up! What's it supposed to mean? That, my friend, I can't say!"

f3gcvd.jpg


#20
Sατѕн!

Sατѕн!

    I'm Back

  • Crema y Nata
  • 718 Mensajes
  • Gender:
  • Fav Type Pokémon:
  • Badge:
Ya Era Hora xD!... Se Esperaba con Ansias un Nuevo Capítulo :,D
Otro Buenísimo Chapter, Pobre Sumner, Pero Al Fin comenzará a ser Tratado como Merece xD!...
Hasta Aparecieron las Hermanas de Misty [Una patada en el Estómago xD!]-...

-Qué Nueva y Emocionante Aventura nos Tendrá Preparada Carolina[?]
Descubralo En un Nuevo Capítulo de MpM xD!!

  • 0




0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos

Centro Pokemon PokéExperto Portal de Anime y Manga de KAMIKAZE FANSUB! Juegos gratis